C-ABS Electrónico
Para 2009, Honda ha querido dar otro paso de gigante en sus sistemas de frenos y por primera vez en una superbike tope de gama, como la CBR1000RR Fireblade, o la CBR600RR, habrá disponible un ABS Combinado controlado electrónicamente (C-ABS Electrónico), un sistema desarrollado exclusivamente por Honda. Las características particulares de una moto Super Sport, tales como una corta distancia entre ejes o un alto centro de gravedad, deben tenerse en cuenta y representan una de las mayores dificultades a la hora de instalar un ABS.

El sistema también necesita actuar sin interferir en la conducción deportiva, y es muy importante que el piloto mantenga todo el control. Para una máquina Super Sport, las frenadas extremas pueden considerarse como algo normal. Un sistema ABS Super Sport debe permitir al piloto frenar muy cerca de los límites antes de activarse, y cuando lo haga, la reducción de la fuerza de frenada debe ser muy suave para no perturbar a la máquina o al piloto.

El nuevo C-ABS Electrónico ofrece justo este nivel de prestaciones. Proporciona todas las funciones básicas del ABS y el CBS, incluyendo la prevención del bloqueo de rueda, un mejor equilibrio y una frenada más fácil. Esto se logra sin comprometer en absoluto la estabilidad durante la actuación del ABS. El hundimiento delantero se minimiza, de forma que la moto mantiene su posición normal. Su funcionamiento es relativamente sencillo de entender. Al operar el pedal de freno, la centralita ECU analiza el input proporcionado por un sensor de presión hidráulica, así como la velocidad de la rueda. Según estos parámetros, la ECU determina la presión a ejercer sobre la pinza del freno a través de uno de los dos moduladores de los que consta el sistema.

A medida que aplicamos más presión, aumentaremos la frenada hasta el punto de que el captador de velocidad de la propia rueda detecte el inminente bloqueo de esta, momento en el que la ECU activará la función CBS enviando la orden de aplicar presión hidráulica a las pinzas delanteras a través del modulador delantero, con la finalidad de reducir la distancia de frenado. El sistema funciona de forma idéntica, pero a la inversa, al aplicar el freno delantero.

Como resumen, podemos decir que los moduladores actúan de forma independiente sobre ambos trenes y que la presión hidráulica viene dada por las órdenes de la ECU, que a su vez procesa los datos a través de los diversos sensores de los que dispone el sistema.